Preguntas Frecuentes

Imprimir

Régimen de comunicación o Régimen de visitas

Al producirse la separación entre padre y madre, el Tribunal o Juez de Familia, deberá determinar tanto los aspectos relativos a la guarda, crianza y educación de la persona menor de edad, como al régimen de interrelación entre estos.

El régimen de interrelación entre el padre y la madre es el comúnmente denominado régimen de visitas, que establece la forma de relación de estos cuando viven con la persona menor de edad.

El régimen de visitas está desarrollado a nivel internacional tanto en la Convención de los Derechos del Niño como en el Convenio sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores y la Convención Interamericana sobre Restitución Internacional de Menores.

Dispone el artículo 9, párrafo tercero de la Convención de los Derechos del Niño, lo siguiente:

“Los Estados Partes respetarán el derecho del niño que esté separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos padres, de modo regular, salvo si ello es contrario al interés superior del niño.”

Por su parte, el Convenio sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores señala en el artículo 5 inciso b, el contenido del derecho de visita, al disponer:

“el “derecho de visita” comprenderá el derecho de llevar al menor, por un tiempo limitado, a otro lugar diferente a aquel en que tiene su residencia habitual”.

Bajo la misma inteligencia, la Convención Interamericana sobre Restitución Internacional de Menores, dispone en el artículo 3, lo siguiente:

“Artículo 3. Para los efectos de esta Convención:... b) El derecho de visitas comprende la facultad de llevar al menor por un periodo limitado a un lugar diferente al de su residencia habitual...”

El derecho de visita, , está concebido como un medio idóneo para fortalecer el afecto y la relación entre personas a las que unen vínculos de filiación con o sin relación de sangre y hasta llega a hablarse de los padrinos bautismales y corresponsabilidad en cuanto a su bienestar.

Se dirige a mantener la unidad familiar en circunstancias de deterioro de las relaciones entre las personas progenitoras, o entre estos y ascendientes o colaterales” y consiste, en la comunicación con las personas visitadas, ya sea a través de entrevistas personales, correspondencia postal, comunicación por cualquier otro medio (teléfono, internet, etc.) o estancias a fin de estrechar las relaciones protegidas.

El Tribunal o Juez de Familia, al producirse la separación entre padre y madre, deberá determinar tanto los aspectos relativos a la guarda, crianza y educación del menor, como al régimen de interrelación de los menores con sus padres.

En nuestro país, específicamente lo acoge el Código de Familia y diversos instrumentos internacionales ratificados por Costa Rica.

¿Qué es?
La filiación es el vínculo jurídico que existe entre dos personas donde una es descendiente de la otra, sea por un hecho natural o por un acto jurídico.

Del carácter estrictamente jurídico de la relación filial se desprenden ciertas consecuencias.

  • En primer lugar, puede darse que no toda persona tenga una filiación o estado filial.
  • En segundo lugar, la filiación biológica puede perfectamente no coincidir con la filiación jurídica; por ejemplo, si alguien siendo padre biológico, pierde el juicio de reclamación por sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada.

La relación jurídica que determina la filiación puede constituirse sin atender al hecho biológico de la procreación, por ejemplo, en el supuesto de la adopción.

El contenido de la filiación establecido en el Código de Familia, se caracteriza fundamentalmente por el reconocimiento de los derechos personales y patrimoniales que determinan las relaciones jurídicas entre padres, madre, hijos e hijas.

En relación con los efectos que produce la filiación extramatrimonial, debe indicarse que no difieren de los que engendra la filiación matrimonial. Dichos efectos se han clasificado tradicionalmente en personales y patrimoniales, dependiendo del contenido y naturaleza de los derechos a los que estén referidos.

En la filiación existen diversos intereses y derechos dignos de tutela, entre esos destacan los de carácter genéticos, personal, afectivo, patrimonial, etc., y que la relación paterno filial, entendida como relación jurídica existente entre padre, madre, hijos y/o hijas, supone o posibilita la existencia de un lazo, que no sólo es consecuencia del acto procreador (aspecto biológico), sino que constituye un hecho afectivo y humano.

Dicha relación, como humana que es, incorpora elementos emocionales, sociales, espirituales, patrimoniales, etc., que proveen a su innegable complejidad.” (Sala Constitucional, resolución número 1894-1999 de las diez horas con treinta minutos del doce de marzo de mil novecientos noventa y nueve, el subrayado no es del original. En sentido similar, es posible ver la resolución 6813-2008 de las diecisiete horas y cincuenta y seis minutos del veintitrés de abril del dos mil ocho.)

La relación filial encuentra sustento constitucional en el artículo 53 de la Constitución Política y que consagra la obligación de los padres, madres de velar por sus hijos y/o hijas, tanto los nacidos dentro como fuera del matrimonio, así como el derecho fundamental de las personas a saber quiénes son su madre y padre.

Señala dicha norma:

“Los padres tienen con sus hijos habidos fuera del matrimonio las mismas obligaciones que con los nacidos en él.

Toda persona tiene derecho a saber quiénes son su madre y/o padre, conforme a la ley.

Así, los artículos 2 y 7 de la Convención sobre los Derechos del Niño reproducen los derechos contenidos en el artículo 53 de la Constitución Política, tanto desde la perspectiva de la no discriminación en razón del origen de los hijos y/o hijas, como del derecho de las personas menores a saber quiénes son estos.

Señalan las normas en comentario, en lo que interesa, lo siguiente:

ARTICULO 2

Los Estados Partes respetarán los derechos enunciados en esta Convención y asegurarán su aplicación a cada niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico, o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales...

ARTICULO 7

El niño será registrado inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde éste a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.

¿Quiénes pueden plantarlo?

La filiación no es más que el vínculo que une a los hijos con los padres, y viceversa. Por lo cual puede ser planteado el proceso de filiación por la madre o padre de la persona menor de edad.

Capítulo I, II, III del código de familia sobre la filiación.

¿Es legal que en caso de separación de los progenitores, uno de los dos se lleve a los hijos e hijas y no permita que el otro los pueda ver y relacionarse? ¿Qué hacer ante esos casos?

Lo conveniente en caso de separación del padre y la madre es establecer un régimen de visitas para que así ninguno tenga restricciones para ver a sus hijos e hijas; ya que se debe respetar el derecho de la(s) persona(s) menor(es) de edad a mantener relaciones personales y contacto directo con su padre y madre, de modo regular, salvo si ello es contrario a su interés superior.

El proceso se plantea por medio de un abogado, ante el Juzgado de Familia correspondiente.