Noticias

Imprimir

PRESENTAN POLITICA PARA LA PRIMERA INFANCIA: COSTA RICA 2015-2020

Primera Infancia

 

San José, 22 de marzo del 2017. Conscientes que durante los primeros 8 años de vida, y particularmente los primeros tres, se establecen las bases para el aprendizaje de casi todas las habilidades, destrezas y actitudes requeridas para desenvolverse como persona y que en esta etapa se construyen las estructuras cerebrales que definen las capacidades cognitivas y socio-emocionales, el Gobierno de la República, presenta hoy la Política para la Primera Infancia: Costa Rica 2015-2020.
Esta política comprende acciones para atender las necesidades de los niños y niñas desde antes de su nacimiento hasta los 8 años (cerca de 680 mil), es de orden público y de interés social, por lo que representa la prioridad y el compromiso de todos los actores institucionales y sociales para garantizar los derechos, el bienestar, desarrollo, protección y participación de estas personas menores de edad. 

“La sociedad costarricense debe entender que los niños y niñas son personas sujetas de derechos quienes, desde el momento de la concepción hasta que cumplen los 8 años de edad, tienen la necesidad y el derecho a vivir en familia; a tener techo, abrigo, salud y nutrición digna, y a sentirse amadas, protegidas, seguras, respetadas y felices. Son personas que juegan, disfrutan y comparten; que construyen conocimientos a partir de estimulación, experiencias, relaciones entre pares y con el entorno; que participan todos y todas en procesos de estimulación óptima para la potenciación de sus talentos y capacidades, de acuerdo a su edad”, indicó la Presidenta Ejecutiva del Patronato Nacional de la Infancia, Dra. Ana Teresa León Sáenz. 

La Vicepresidente de la República, Ana Helena Chacón Echeverría, en su calidad de Presidenta Honoraria del Consejo Nacional de Niñez y Adolescencia; comentó que “seguimos trabajando por la población más vulnerable del país, sobre todo por las personas menores de edad, quienes necesitan un resguardo especial, de manera que podamos garantizarles su desarrollo integral. Como Estado, damos pasos hacia la consolidación de sus derechos a vivir con seguridad y sin violencia, de estudiar, recibir respeto, no ser discriminados, contar con seguridad social; tanto como jugar, reír y tener el amor de una familia. Políticas como estas resultan fundamentales en la construcción de una sociedad más justa e inclusiva con la población menor de edad”.

Costa Rica dispone de una robusta oferta institucional y de servicios hacia la niñez, cuyo acceso universal está garantizado tanto por la normativa nacional como internacional; sin embargo, en relación con la primera infancia se hace necesario afinar, precisar y mejorar los servicios existentes y desarrollar algunas estrategias adicionales que permitan generar más y mejores oportunidades de desarrollo integral y cumplimiento de derechos para esta población. Entre algunas de las políticas y estrategias propuestas a desarrollar en los próximos 4 años están: 

Para la etapa de la preconcepción se pretende promover embarazos sanos y deseados, vínculos positivos entre parejas y futuros padres y madres; crear oferta de servicios para el análisis genético que prevenga trastornos y deficiencias, entre otros. Además, disponer de servicios de salud, apoyo, comunicación e información clara y oportuna para mujeres que requieran por su condición de discapacidad: lesco, material audible, impreso en braille, otros.

Para la etapa prenatal se pretende garantizar el acceso y ampliación de la cobertura de la consulta prenatal y servicios de control y seguimiento de nutrición para la madre gestante con énfasis en riesgo, desarrollar de programas educativos sobre cuidados prenatales y preparación al parto, promover vínculos iniciales positivos y sanos de pareja y desarrollar programas de educación integral familiar tipo “Escuela para padres” que incluya prevención de violencia, maltrato y abandono infantil.

Entre el nacimiento y los 2 años se busca promocionar servicios médicos regulares y especializados (odontológicos, nutrición, higiene, vacunación, tamizaje) con calidad, equidad, universalidad y enfoque de género, garantizar que padres y madres que trabajen acompañen a hijos e hijas hospitalizados o con enfermedades crónicas, fortalecer los servicios y programas de información a padres y madres de niños y niñas menores de 3 años sobre el desarrollo, estimulación temprana e indicadores tempranos de problemas, crear un programa de recuperación para supervivientes de violencia cuando fueron niños y niñas e intervenir la población identificada como agresora y negligente hacia personas menores de edad.

Además, se busca desarrollar programas de estimulación cognitiva, lingüística y socioemocional en diversos espacios públicos y promocionar la no institucionalización y la desinstitucionalización de los niños y niñas menores de 3 años.

Con los niños y las niñas entre los 3 y los 5 años, se propone promocionar la actividad física, la recreación de los niños y niñas preescolares (educación inicial), en espacios seguros, accesibles y adecuados, crear y fortalecer programas de seguimiento y apoyo en el hogar (en casos de niños y niñas con necesidades especiales) y garantizar procesos educativos estimulantes, de aprendizaje, de calidad, acceso y aplicación universal, adecuados a esta etapa de desarrollo, desde transición hasta segundo grado. Incluyendo el uso de las tecnologías de la información (TICs).Importante en esta etapa el promocionar y garantizar el conocimiento y capacidades en el personal docente para desarrollar adecuadamente el proceso cognitivo de la primera infancia y promocionar su desarrollo integral mediante la mejora, ampliación y desarrollo de espacios de recreación.

Para los niños y niñas  entre los 6 y 8 años se establece como política el fortalecer el programa de salud escolar tanto en cuanto a la salud y nutrición de los niños y niñas, como las condiciones físico-sanitarias de los establecimientos educativos, detectar en forma temprana y brindar atención especializada eficiente, eficaz y accesible para los niños y niñas y sus familias en situación de trabajo infantil, callejización, adicciones, explotación sexual, exclusión del sistema educativo formal y no formal, trastornos psiquiátricos y/o emocionales, enfermedades terminales, entre otros.

También, fortalecer programas para madres, padres, encargados y cuidadores, así como personas que atiendan o trabajen en primera infancia con énfasis en los procesos de transición hacia la vida escolar y alternativas que ofrezcan opciones lúdicas durante la etapa de transición, respetando sus diferencias individuales, culturales, étnicas y geográficas; promocionar procesos de formación profesional que incorporen la especialización en atención de la primera infancia y mejorar los espacios de recreación y juego en las comunidades, centros de cuido y preescolares.
“La Política para la Primera Infancia fue elaborada en una secuencia de talleres y consultas realizadas con todos los grupos representantes de entes vinculados a la primera infancia entre el 2015 y el 2016. Algunas de sus estrategias ya están siendo implementadas y otras estarán siendo trabajadas por la Comisión Interinstitucional que se formalizará para este fin”, apuntó la Dra. León Sáenz.

Licda. Fanny Cordero Jiménez
Coordinadora
Unidad de Comunicación y Prensa
PANI